miércoles, 8 de abril de 2015

JUEGO DE NIÑOS

97/365
Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto:
a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerza aquello que desea.
(Paulo Coehlo)